Cómo organizar las mesas de una boda

como-organizar-mesas-de-boda

Uno de los momentos más dramáticos de la preparación del “Día B” es el de organizar las mesas de la boda. Una vez habéis entregado las invitaciones y recibido la respuesta de todos los asistentes, empieza el rompecabezas. Amigos con intereses diferentes, primos lejanos que ni siquiera se conocen entre sí, familiares de uno y otro bando… Por no hablar de alguna que otra enemistad, que las hay y que no podemos obviar.

Probablemente, la organización de las mesas de boda es uno de los detalles que más tiempo y paciencia os robará de todo el proceso. Pero es un paso imprescindible si queréis que la velada sea tan inolvidable para vosotros como para vuestros invitados (por los buenos recuerdos, no por los malos). Si queréis acertar con la ubicación de los comensales y asegurarles un buen rato, no dejéis de leer.

Pasos básicos para organizar las mesas de vuestra boda

  1. Cerrad la lista de invitados. A poco más de un mes de la celebración, [casi] todos los asistentes os habrán confirmado su presencia. Pero siempre hay indecisos. Por eso, lo mejor es ponerse en contacto con todos para reafirmar su decisión y elaborar una lista de invitados definitiva. No os confiéis, siempre habrá confirmaciones de ultimísima hora. Pero al menos ya tendréis un esquema bastante aproximado.
  2. Elige el tipo de mesas. Pueden ser redondas, cuadradas o rectangulares, aunque las primeras suelen ser las más recomendadas. Son las que más propician la conversación entre todos los comensales y facilitan [mucho] la decoración con centros de mesa, mantelería, los detalles, etc. En cualquier caso, todo depende del lugar en el que se celebra el banquete, donde podéis pedir ayuda e ideas para una distribución correcta y cómoda.
  3. La distribución de las mesas. Lo ideal es colocar a la familia cerca de la mesa presidencial, a continuación, los amigos y por último a los allegados y el resto de invitados. La lógica lleva a organizar las mesas de la boda en dos grupos: el del novio y el de la novia. Es una buena manera de asegurar que, al menos durante la comida/cena, todos se sientan en confianza. Ya tendrán tiempo de conocer gente durante el baile.
  4. No os olvidéis de los niños. Las mesas suelen tener una capacidad de entre seis y doce personas. Si tenéis suficientes menores [de más de cuatro o cinco años] como para llenar una mesa, ponedles una para ellos solos y preguntad al restaurante si es posible contratar algún tipo de animación.
  5. Para hacer el croquis… Los pasos más fáciles ya están completados, ahora empieza realmente el dilema: dónde y cómo organizar las mesas de la boda.
    1. Evitad mezclar grupos o personas que no se conocen y que no tienen nada en común
    2. No dejéis una mesa “colgada”, con los invitados que no sabéis dónde colocar
    3. Intentad usar a los invitados comodín, aquellos que son capaces de desenvolverse en cualquier entorno y hablar hasta con las piedras, para las mesas más dispares
    4. Dejad espacios adicionales para los invitados de última hora
  6. Hora de las manualidades. Dibujad un esquema propio para organizar las mesas de boda de manera original. Recurre a pósits con los nombres de todos los asistentes para poder colocarles y reubicarles las veces que sean necesarias. Cuando el esquema esté más que decidido y pactado, pasadlo en firme y en papel para no perderlo.

¿A quién no sabéis dónde colocar? ¿Cuál es el mayor problema que os habéis encontrado a la hora de colocar las mesas de boda?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *