Camino al altar: cómo decorar el pasillo

Decoración del pasillo de boda

El recorrido de la novia del brazo del padrino es uno de los más esperados de una boda. Con la decoración del pasillo, este momento puede ser perfecto.

Si pensabas que después de elegir las invitaciones, los anillos, el vestido de novia, el traje del novio y el baile ya lo tenías todo hecho, no bajes la guardia. Aún debes elegir la decoración. Al menos, la de la ceremonia (en el restaurante te pueden ayudar con la del salón de bodas). En cualquier segundo del gran día, todos los detalles son importantes y casi imprescindibles. Pero el momento en el que los novios recorren el camino hacia el altar es, probablemente, el que más cuidados merece por su emotividad. Si no sabes cómo decorar el pasillo de la ceremonia en tu ‘Día B’, estas ideas pueden ser de gran ayuda.

Claves para conseguir la decoración del pasillo hasta el altar

Antes de tener en cuenta las siguientes propuestas, debes pensar en el lugar en el que se celebrará la ceremonia. En el caso de una boda religiosa, no es lo mismo la decoración para una gran iglesia que para una modesta capilla. Si habéis optado por el matrimonio civil, ten en cuenta que una celebración en la playa exigirá unos detalles más desinhibidos que otra en plena pradera.

Descubre: Trámites para boda civil y religiosa

Una vez hayas establecido esta primera diferenciación (y calculado todas las posibilidades y el presupuesto disponible para ellas), estas ideas de decoración para el pasillo te ayudarán:

  • Lazos en las sillas o los bancos. Esta es una de las decoraciones más “sencillas”. No importa si es en la iglesia o en una ceremonia al aire libre, puedes colocar cintas de color blanco o de un tono acorde al resto de la decoración.
  • Flores. Otros detalles son opcionales, pero en una boda siempre hay flores. Aprovéchalas también para decorar el camino hacia el altar. ¿Cómo? En jarrones de cristal a ambos lados del pasillo y en cada fila de asientos; en ramilletes atados al respaldo de las sillas o los bancos; en maceteros originales o románticos a la entrada… No hay límite para tu originalidad.
  • Pétalos. Por alguna razón, son todo un símbolo del romanticismo. Así que, en tu boda, tampoco pueden faltar. Sobre todo, si la organizas en exteriores. Pueden utilizarse para marcar bien el camino hacia el altar o para diferenciar bien la posición de los novios. Si ves que ya has colocado demasiadas decoraciones, déjalos para vuestra salida ya (por fin) como matrimonio.
  • Alfombras. Son un ‘must’ de las ceremonias en las iglesias y, cada vez más, de aquellas que se celebran al aire libre. Son una buena forma de atraer la atención hacia el pasillo hasta el altar y, además, son adaptables a todos los gustos.

Si utilizas uno de estos sellos de boda en puntos estratégicos (por ejemplo, en los lazos de los ramos de flores) la decoración será una pieza más de vuestra identidad como pareja. Ahora sí, ¡a decorar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *